Fonoaudiología

Entendemos y pensamos al niño como ser global, con un cuerpo y una mente que expresan algo , sin fragmentarlo en un órgano o una función alterada.

Nuestro interés esta puesto en lograr que el niño se comunique , no solo desde el propio cuerpo , mediante gestos y señas, sino desde la oralización, teniendo en cuenta sus habilidades comunicativas y partiendo de ellas para la construcción del lenguaje. Sabiendo que el lenguaje es propio del ser humano , buscamos que surja intencionalidad por parte del niño de transmitir algo , y la recepción por parte del adulto de poder escuchar aquello que el niño tenga para decir. Prevenimos las condiciones que puedan alterar y afectar esta condición, y tratamos aquellas alteraciones ya instaladas , para habilitar al niño a comunicarse poniendo de manifiesto todo lo que ella implica (forma de pensar, sentimientos , intereses, necesidades)

Nuestro abordaje se basa en la aplicación de la lingüística clínica para el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del lenguaje, analizando sus aspectos fonológicos (sonidos de la lengua) , morfosintáctico (reglas que permiten construir oraciones), semánticos (significado de las oraciones) y pragmáticos (uso del lenguaje).


Equipo Terapéutico Interdisciplinario.

Equipo Arsis

¿Qué nos implica trabajar en interdisciplina? Poder pensar y accionar desde nuestras especificidades e interpelar a cada una de las demás especialidades para elegir cómo, cuándo y dónde intervenir con nuestros pacientes. Sabiendo que el eje que nos convoca a todos es que allí hay un sujeto o un sujeto en construcción, y no una persona o cuerpo a reparar.

Reconocer que interdisciplina no implica suma de disciplinas interviniendo todas juntas sobre un paciente (niño, adolescente o adulto), es pensar en equipo, y mediante la interconsulta, desde donde priorizar la intervención sin fragmentar al sujeto en tantas partes como especialistas o especialidades conocemos.

El equipo de trabajo clínico se va configurando en el uno por uno, soportando la ausencia de respuestas absolutas y generalizables, orientado siempre por la pregunta en relación a lo singular del paciente. Estas preguntas por el sujeto y su singularidad en sus producciones, son las que marcan la dirección del trabajo y los modos de intervención.